martes, 11 de octubre de 2011

¡MILAGRO!

 ¡MILAGRO!

Dios hace hablar a las piedras
El transforma los corazones
Y renueva los espíritus...
 
El rocío cubría las sombras
Clamando al cielo un milagro
Rozara Dios con su mano
Un corazón petrificado...

-¡De rodillas, Señor, te pido,
Que de nuevo sea humano!...

Hoy me alcanzó el pasado
Y se tornó presente
El favor fué concedido
Totalmente transformado
Regresó aquel ausente...

La oveja que había perdido
En el desierto candente
Sin los velos en la frente
A la verdad ¡Se ha rendido!...



Karla Bouvet









4 comentarios:

  1. Hermosisimo poema de agradecimiento querida amiga, hilando versos nos deja sun bello poema y la curiosidad..... jejejej quiene s el ausente que volvio??? ay que hermoso!!!!! te amo preciosa.

    ResponderEliminar
  2. en hora buena Karla hasta que mis ojos encuentran un escrito tuyo gracias por compartirlo a ese que volvió al carril.


    saludos afectuosos desde...........


    un mar de sentimientos

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo Karla, como topdo l que escribes, linda amiga.
    Besitossss
    AZUL

    ResponderEliminar
  4. Bello...Bellos esos deseos suplicados a Dios, que a veces...Obra su milagro...

    ResponderEliminar

Los perros tiene dueños; los gatos personal de apoyo.

Los perros tiene dueños; los gatos personal de apoyo.
¡Miiiaaaauuu!
Loading...
Loading...

LA ISLA DEL GATO

LA ISLA DEL GATO
♥···Con su pareja···♥

Seguidores

Archivo del blog

Un gato en la obscuridad

Mi foto
Soy como un gato que pasa las noches en el tejado...amando, orando, leyendo, escuchando, comentando, platicando, soñando, fantaseando, escribiendo...¡Disfrutando! Creo en Dios como el verdadero creador de todo y amo su creación., por lo tanto, me amo como lo mejor que tengo y creo que siempre puedo mejorar y amo a mi prójimo como a mí misma. Soy una mujer muy apasionada, dulce y romántica. Amo intensamente, perdono facilmente, olvido contundentemente., tanto así que puede resultar devastador para aquel que se confía en los primeros dos puntos y alcanza a arañar mi espíritu., cosa que a nadie le permito. Aplico la regla de oro aun con quienes ni idea tienen de lo que significa esta.